martes

¡Festejamos con letras nuestro tercer aniversario!


Festejamos los tres años de Pasifae y Los Toros con los resultados del 1er concurso Letras para imágenes taurinas 2012 cuyos ganadores son...

Categoría Poesía

3er lugar: Héctor Hernández (DF)

2do lugar: Raschid Mohamed (Monterrey)

1er lugar: Paulina Romero (Querétaro)


Categoría Cuento:

Debido al número de participantes se declara desierto, sin embargo tenemos dos Menciones Especiales:

Segunda Mención: Ileana Becerra (San Luis Potosí)

Primera Mención: Gerardo Olvera (DF)




Agradecemos la colaboración de Felipe Álvarez y Óscar Alarcón así como de los portales www.inter-toros.com (MX) y www.prensataurina.com (ESP) en la realización de este concurso. Gracias también a todos los aficionados taurinos que enviaron sus trabajos.


¡Claveles y besos para todos!

Gabriela Guevara
@pasifaeguevara

jueves

Morante o la orgía inminente...

A Felipe Álvarez y Jaime Oaxaca,
compañeros de la legua  y amigos entrañables...

Para muchos el título sonará rimbombante y hasta soez... pero es que este lunes Morante estuvo muy cerca de encuerar a toda la plaza y convertir esa corrida en una verdadera bacanal. 

De milagro que 'el de la Puebla' no sonríe como lo hace Diego Silveti... si así fuera seguro más de uno se le encueraba y con esa orgiástica energía que emana de su muleta, seguro, seguro nos encuera a todos. Qué bueno que no fue una faena redonda por que de serlo... imaginemos juntos:

Un Toro-Toro como el que salta en plazas serias, desgarra el viento y se  entrega a un percal extendido al sol en el milagro de la verónica. Regresa y él, el de la Puebla lo vuelve a enganchar... lo saca de tablas en otra milagrosa y seductora pero vivaz ejecución. Nuestra piel se comienza a inflamar. Lo remata torero y salen los caballos para recordarnos que esto es un ritual. El bicho va de largo hacia el caballo una, dos veces... las puyas bien marcadas, aplaudimos. Ahora sale José Mauricio y por gaoneras toreras nos muestra que el Toro irá a más y con mucha cadencia. 

Morante observa al Toro y nosotros al él. Como gatos agazapados esperamos el momento en que tras las banderillas nos entregue su toreo... pero no será así o es que él, en realidad es una sirena y nosotros náufragos, sedientos tras años de espera por toreros buenos, veremos en éste el abismo del amor taurino que se desprende de la música callada de la que nos habló Bergamín...? No importa, estamos sentados y sedientos, estoy segura que en el tendido el alcohol no corre como en otras tardes. No. Hoy la borrachera provendrá de él. Convertirá el agua en vino y todos beberemos al fin. Y sí...

La tarde ha disminuido el golpe de calor... el viento corre tibio entre nuestras piernas y nuestras manos sudan poco pues él, el de oro, ha ido ya por su muleta. Pidió permiso al Juez que también está nervioso. Y cómo no, si ya se siente un calor extraño... No brinda la muerte, al parecer se guarda para él ese momento final. Morante camina hacia el Toro. Y nosotros huérfanos de figuras nos acomodamos a manera de estar más cerca de él. Inclinados con los codos clavados en los muslos, nuestros calientes muslos... Y ya comienza el triunfo. El toro desde tablas lo mira y él se acerca para a media altura seducirlo con la muleta. Y el Toro responde brusco como oponiendo la resistencia que caracteriza a las vírgenes... Pero ese hombre de oro lo saca de tablas con un muletazo que parece de acuarela, como un cuento de hadas, como una promesa... y el Toro ya va humillando la cabeza. Morante, Morante de la Puebla en el tercio comienza su faena y la plaza entera ya grita placentera... como la amante del que mejor besa. 

Con un toreo al natural nos arranca la piel, a tanto grito nos convierte en la encarnación del deseo, nos confunde, nos acaricia y nos hunde en el abismo del toreo... Esa profundidad de la que sólo es capaz él. Nos deja caer en un trincherazo que se ahoga en las mil voces que ahora parecen mudas... Algunos comienzan a exaltarse y en un estertor saltan temblando de sus asientos... El de oro camina... y respiramos al fin... respiramos hondo porque en cuanto se acerque a ese bicho negro poco podremos hacerlo. 

Y se siguen dibujando las oblicuas, la cintura de Morante, su ancha espalda y su muleta se inclinan como lo indica la espada que él mantiene detrás, escondida, como vigilante de esa verdad... Y no, nunca la usó para lastimar el morrillo del toro y provocar con ello su embestida... no hacía falta, el Toro no abría aún el hocico ni se quedaba rezagado ante el llamado del torero. Esa espada no se movía, suspiraba ante la polvareda que levantaba la embestida... y no nos permitía dejar de ver los vuelos de la muleta, era como un yugo que nos mantenía humillados... viendo tan sólo las zapatillas y sintiendo el paso del Toro... Mientras, la piel hervía y el torero, el torero calmado sonreía... La plaza en pleno beso con él y cuando el toreo circular nació de sus palmas ahí dejamos el aliento. Sí, lo dejamos y decidimos entregarnos a él.

Para la quinta tanda ya estamos desmayados en sus brazos... ya no podemos gritar, ya no hay más voz que el palpitar de treinta mil corazones arrobados. No hay más voz que nuestras palmas excitadas por una necesidad loca de metamorfosearnos en Toros Bravos y estar ahí con él acariciando la arena con los belfos sellados. Si tan sólo fuera posible alcanzar su hombrera y susurrar alguna suerte torera... Si tan sólo la espada aturdida por no sentir la muleta pudiera dejar de pensar en la traición... Pero no lo hace en esta faena... Aquí está ella, peinándose las patillas, pensando en la noble carne que atravesará, sabe bien que su destino es deslizarse y cómoda dormitar en las entrañas de un ser capaz de pelear hasta el final. 

Y lo hace... es la única que en la plaza dormita, todos nos hemos vuelto locos, hemos arañado las butacas, hemos vomitado millones de olés sin parar. Hemos coreado con un grito grave el 'torero, torero' que a la espada arrulla. El juez no sabe a ciencia cierta qué pañuelo dar, él también ha sido embelesado. Los cojines no han sido lanzados, permanecen desfigurados entre las manos de algunos aficionados que se contienen. Otros agitan feroces los pañuelos... los pañuelos que como la espuma de la playa crecen... Un rabo piden, una pata, dos... Morante nos mira, sonríe y todos, todos a punto del desmayo despedimos al Torazo bravo que recorre el ruedo despacio jalado por las mulillas. 

Ya ha salido el Toro... ni un cojín en el ruedo, la gente se lanza a la arena para tocar a su dios y los empujones, que son caricias aumentan la locura... aún en el tendido, algunos nos miramos felices, sonrientes, nada importa del mundo, nada que no esté en esta plaza... Algunos se abrazan... los amantes se besan, los niños saltan al cuello de sus padres y Morante, Morante se vuelve inmortal... 

Qué mal que Morante no sonríe como Silveti, ni ha dejado para la vulgaridad herir al toro para que éste avance, ni ha logrado combartir el viento, ni ha matado a un toro con trapío de una estocada profunda, ni está en forma... Qué mal que somos náufragos y estas gotas de agua se han convertido en vino y han bastado para emborracharnos. Qué mal que despertamos del ensueño y Morante no dio la vuelta al ruedo con las dos orejas en las manos, qué mal que pitos ha escuchado al salir a hombros por la puerta grande de la plaza monumental...  Qué lástima que estamos huérfanos de figuras con verdad...













sábado

CONCURSO 'LETRAS PARA IMÁGENES TAURINAS 2012'

Con motivo del tercer aniversario de este Blog... y junto con el portal hermano Inter-Toros emitimos la convocatoria al Primer Concurso 'Letras para imágenes taurinas'...


1.Podrán participar todos los aficionados a la Tauromaquia residentes en México.

2.Los concursantes deberán enviar al correo electrónico pasifae.guevara@hotmail.com, un cuento o poema inédito inspirado en alguna de las 5 fotografías de Gabriela Guevara que se encuentran expuestas en la Galería Bar 'Vida Mundana' ubicada en calle Campeche 174, Col. Roma Sur, esq. con Manzanillo en la Cd. de México.

3. Los trabajos deberán enviarse en un documento de Word debidamente identificados:

a) Nombre completo del concursante
b) Nombre de la fotografía a la que está vinculado el trabajo
c) Edad y lugar de nacimiento y/o residencia del concursante
d) Nombre(s) con los que se encuentra en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram


4.Las 5 fotografías estarán disponibles hasta el 15 de noviembre en www.pasifaeylostoros.blogspot.com, además de encontrarse en la Galería 'Vida Mundana' de la Cd. de México.

5.Todos los concursantes podrán participar en cualquiera de las siguientes categorías:

I. Cuento: Los trabajos deberán tener una extensión máxima de 5 cuartillas. Escritos en español, con letra arial a 12 puntos
e interlineado doble.

II. Poesía: Los trabajos deberán tener una extensión máxima de 2 cuartillas. Escritos en español, con letra arial a 12 puntos
e interlineado doble.

6. El certamen quedará abierto desde la publicación de la presente convocatoria hasta el 13 de noviembre de 2012.

7. El Jurado Calificador estará conformado por un miembro del portal InterToros, un escritor poblano de reconocido prestigio y la autora de las fotografías.

8. Una vez emitido el fallo del Jurado Calificador, se informará inmediatamente al concursante que resulte triunfador, a la vez que se divulgará a través de www.inter-toros.com, ww.pasifaeylostoros.blogspot.mx, Facebook y a través de la cuenta @pasifae.guevara en Twitter.

9. Los premios se entregarán el 19 de noviembre de 2012 a las 13:00hrs en las instalaciones de la Galería-Bar 'Vida Mundana'.

10. En caso de que los concursantes ganadores radiquen fuera de la Ciudad de México, el premio que obtengan les será enviado por paquetería.

11. Los trabajos ganadores serán publicados en www.inter-toros.com y www.pasifaeylostoros.blogspot.mx y difundidos a través de las redes sociales.

12. Cualquier caso no considerado dentro de las cláusulas de la presente convocatoria, será resuelto a criterio de los organizadores.



PREMIOS

CATEGORÍA 'CUENTO'

Primer lugar: La fotografía en la que se inspiraron tamaño 16X11" y la colección completa en tamaño postal de las fotografías expuestas en el II Encuentro Nacional de Fotógrafos de Tauromaquia 2012, de Gabriela Guevara y Diploma de participación. (Valor aprox. $2,000.00)
Segundo lugar: La colección completa en tamaño postal de las fotografías expuestas en el II Encuentro  Nacional de Fotógrafos de Tauromaquia 2012, de Gabriela Guevara y Diploma de participación.
Tercer lugar: La colección completa en tamaño postal de las fotografías expuestas en el II Encuentro Nacional de Fotógrafos de Tauromaquia 2012, de Gabriela Guevara y Diploma de participación.


CATEGORÍA 'POESÍA'

Primer lugar: La fotografía en la que se inspiraron tamaño 16X11" y la colección completa en tamaño postal de las fotografías expuestas en el II Encuentro Nacional de Fotografos de Tauromaquia 2012, de Gabriela Guevara y Diploma de participación. (Valor aprox. $2,000.00)
Segundo lugar: La colección completa en tamaño postal de las fotografías expuestas en el II Encuentro Nacional de Fotógrafos de Tauromaquia 2012, de Gabriela Guevara y Diploma de participación.
Tercer lugar: La colección completa en tamaño postal de las fotografías expuestas en el II Encuentro Nacional de Fotógrafos de Tauromaquia 2012, de Gabriela Guevara y Diploma de participación.

CONCIERTO PARA PICADORES

LA DULCE MUERTE

LA SOLEDAD

RESPIRA

EL TORO MESOPOTÁMICO



martes

'Alguien estaba lejos, no sé si el toro o el torero...'

-No sé quién está más lejos, si el toro o el torero. Dices mientras ves, aún incrédula las fotos. Después de un rato quedas consternada aunque sonriente. ¿Por qué sonríes?, te digo y contestas satisfecha -Ya se dieron cuenta... esos Queretanos incendiarios han armado la bronca y como río vino a inundar también esta plaza. ¡Vaya cosa, así que ya no cambian espejitos por oro! Sales de la habitación y te fumas el último de mis cigarros. El torero de purísima y oro es aplastado por la bronca del tendido, sale furioso y tú sólo sonríes, ahí en ese balcón de noches tristes desde donde amenazas con tirarte si me voy. 

Ayer viví una reconciliación taurina. La más emocionante y soleada de todas, con Mariana fui a la Vicente Segura. Cruzamos, por el Arco Norte, los cerros que separan a Puebla de Pachuca... había neblina a ratos y nos pareció muy extraño. Llegamos tan temprano a la plaza que no tuvimos que pagar estacionamiento, imagínense. Nos recibieron muy aunque fuimos víctimas de nuestra condición femenina. No tuvimos pase al callejón por falta de barba y carencia de otros atributos de la virilidad más básica. Ni hablar, al menos no fueron groseros: 'la Comisión Taurina es la que nos impide dar pases a mujeres, es difícil, tampoco los toreros gustan de eso'. No hicimos berrinche ni mucho menos, sólo nos dispusimos a buscar un buen lugar en sol que nos mantuviera lejos de la petulancia de algunos 'taurinos' de tendido que sin educación hacían alarde de supuestos conocimientos taurinos para molestar al que se les acercara. 

Sí, es cierto durante el sorteo hubo bronca, no se llegó a los golpes pero lucían muy inquietos aquellos señores. No nos enteramos muy bien, sólo alcanzamos a escuchar comentarios aislados que indicaban mucho roce. Luego un sorteo también un poco extraño pues nunca vimos un sombrero. Ni hablar... al final rumores hubo muchos. 

La reconciliación comenzó cuando luego del primer toro nos cambiamos de lugar... nos fuimos felizmente a sol y así nos olvidamos del falso 'glamour'. La gente del tendido comenzó a protestar. Algunos toros lucieron una cara pequeña, desproporcionada y el Chiva se mostró molesto. ¿En serio? Dije, dijeron, pitaron. El jovencito del cartel, Juan, se vio con intenciones de ser torero, le falta tal vez un poco de personalidad, más arte, que el duende baje, ¡qué se yo!, ¡bájate tú! me gritarán algunos. En el cuarto de la tarde aquel hombre, aquel Eulalio, con siete kilos menos, salió con una delgadez que le devolvía cierto entusiasmo, cierta juventud que se reflejó en su toreo. Un toreo más sincero, menos arrebatado (aunque hubo un desplante que nadie aplaudió). El juez entregó dos orejas y vimos cómo las fue paseando mientras nos presumía su nuevo cuerpo. 

Vendría el quinto toro, el quinto de mayor caja al que el valenciano no entendió o estaba tan presionado por el abucheo que bajaba como una plaga desde sol, que era incapaz de concentrarse por completo. Una lidia, llamémosla de 'aliño' despidió a 'Perla Negra'... y se fue al callejón pataleando, el español. Para cerrar el día ya con una luz más dada por la sombra de la propia plaza el chaval triunfó, un estoconazo hizo rodar de inmediato al sexto de la tarde. La gente estaba emocionada y el juez valiente y tal vez ingenuo le dio dos orejas. Considero una como mejor premio pues el toro no tuvo condiciones. 

El tamaño de los toros fue 'mediano' en general, la corrida dispareja completamente y las señas de edad sospechosas como siempre. Ni modo así es esto del toro. Y ya, pasemos al asunto que causa morbo: la salida de Ponce con bronca en La Vicente Segura. Y es que ni el empresario quedó tan mal, el de Chiva en cambio salió sin cojinazos, porque no era La México pero de serlo, habríamos tenido una escena digna de 'El Ave de las Tempestades'. ¡Vaya!, pero es que ni la 'Poncina' pudo ejecutar completa. A la salida la cuadrilla del maestro no nos permitió ni tomarle fotos, vaya salieron casi corriendo, empujando sin más a todos, ahí sí todos éramos igualitos, porque no hubo distinción entre hombres y mujeres como en el callejón. Yo me llevé un par de empujones, el primero porque mientras el matador, sin orejas atravesaba la plaza, filmé la rechifla y el segundo por darle alcance y tratar de tomarle una foto de cerca ya en el patio de cuadrillas. 

Aquí les dejo la evidencia gráfica de lo que seguramente fue el motivo de tan escandalosa huida. 






































sábado

Del síndrome de la Cenicienta... Ay Guadalajara! (Segunda de Tres partes)

La ruta de tu cuerpo la he de recorrer
tus huesos he de mascar para saciar mi sed...


Dicen que la distancia es el olvido... pero yo no concibo esa razón...

A veces uno cree que el asunto de la tauromaquia es efímero. No lo creo así. De serlo ¿acaso se permitirían tantos taurinos y aficionados a los toros, olvidar una chicuelina sin par o esas verónicas de Morante de las que tanto se habla en las tertulias bravas? Ja! Si lo sabré yo que fui a La Nuevo Progreso de Guadalajara un 26 de febrero de 2012, sin más acompañante que mis avíos fotográficos, mis prendas para un día más y un boleto redondo de fiado... Ni hablar, cuando la afición reclama Toro debemos acudir si es que un cartel lo promete y más, si unos amigos te esperan.

La tarde con un sol para emborrachar a todo el tendido se dejó caer sin angustia, sin temor y sin patita pa'tras. El tendido iba tomando forma, la cecina comenzaba a dejarse ver en las manos de todos los que llegamos puntuales. Era como si cual gatos se relamieran los bigotes antes del zarpazo. Qué caray. También, claro, la cerveza que se pedía de maneras insospechadas, por ejemplo la señorita de la foto silbando efusivamente para conseguirla.

El cartel:

Nuevo Progreso de Guadalajara
8va Gran Corrida 
Temporada 2011-2012

Alejandro Talavante
Arturo Saldívar
Diego Silveti 

6 Santa María de Xalpa 6
Domingo 26 de Febrero 2012
16:30hrs

Los precios complicadísimos para las familias aunque ciertamente hay 'preferentes' (para la tercera edad)  los amigos pagamos un promedio de $300 por boleto (en SOL). ¿Cuántos éramos? Multiplique usted por 16, claro que... todos íbamos de solteros.

El alguacilillo con una cadencia que rayaba en el letargo diplomático desbarató la arena. Entregó las divisas y entonces Carmen (el Aria del Toreador de la Ópera Carmen de George Bizet) se escuchó y yo casi no me percato, por andar buscando el tres perfecto de los de oro bordado...

¡Cómo disfruté el paseíllo!, tuve como siempre, un extraño nerviosismo, insospechado por quienes no saben lo que es festejar el cumpleaños de la niñez en una plaza de toros, increíble para los que de por sí son incrédulos y no entienden cómo en la piel de una mujer joven pueden sentirse las sensaciones como en un día de tormenta los rayos en los ojos o el estruendo de aquellos en los oídos que andan cercanos.

Se presentaron las cuadrillas ante el juez y el respetable los recibió con algarabía, todos sabíamos que este sería el cartel que pagaría la temporada, al menos eso se esperaba, eso se quería, se deseaba, se rezaba...

Y tras el estiramiento gimnástico de los subalternos y el toreo de salón de los toreros, se anunció a 'Bribón', número 297, de 495Kg, un hermoso toro negro de caja chica pero perfecto. Salió a saludarlo  Talavante de violeta y oro, con la montera aprisionándole las cejas, la embestida no era muy cierta,  pero el torero aguantó. El toro al caballo cumplió, arremetiendo con fuerza y por debajo, humillando bien. Las banderillas a cargo de los monosabios fueron precisas. Luego vendría la muleta, Alejandro Talavante decidió irse por naturales con este ejemplar y así dos tandas fluyeron. Cortó una oreja.

Salió el segundo burel, bravo, hermoso aunque ciertamente traía sentido un remo. Su nombre: 'Buen Amigo', número 296; sus 490Kg empujaron con fuerza y codicia a la jaca del picador. Saldívar con sus chicuelinas a compás abierto entusiasmó al tendido. Yo estaba feliz tan sólo de ver Toro. Las banderillas se colocaron para que Arturo, el encastado Arturo, comenzara la lidia con un cambiado por la espalda en tablas. No hubo necesidad de sacar el pañuelo.

Y comenzaron las incomodidades... cuando anunciaron a 'Bienvenido' Núm. 316, con un peso de 480Kg, a lidiar por Diego Silveti. Y es que este toro no había sido anunciado, al parecer durante el sorteo se decidió que éste se cambiara por el primer reserva que finalmente sí salió a la arena. Diego, Diego a dónde te fuiste a meter. Era un colorado largo de carita, que hacía pensar más en un novillo que en un cinqueño. Diego con su capote nos meció en una de sus verónicas... En el caballo el toro fue igual que en las banderillas. Recuerdo con nostalgia la casaquilla del picador, un hermoso bordado de flores sobre un negro que aún me hace sonreír. Vendría luego una faena casi por la fuerza, tres tandas de derechazos que sabían más a taleguilla que a bravura. Una estocada donde Diego se entregó y de la que aún siento el golpe del acero. Nada para él. Ni para el toro que fue un tanto rechiflado de salida.

El Cuarto Toro, el más esperado de la tarde, un melocotón que nos recordó a todos quién es el dios Sol: perfecto de hechuras, largo, precioso. Unas blancas pezuñas cargaban sin queja los 515Kg que conformaban a 'Compañero', número 13. Desde que publicaron las fotos de corrales ya me relamía los bigotes, como los aficionados antes de la corrida, con la cecina que tomaban de las bolsas transparentes. Alejandro Talavante con este animal, sería quien lidiara el lote más pesado. Qué gusto saber que no teme enfrentarse a Toros, qué triste ver que los lotes no fueron tan parejos. Al caballo fue tan bravo como en las banderillas. Y en la muleta Talavante tuvo que echar mano de toda su técnica y su valor. Pero hubo momentos de lucidez, de llevarlo humillado y con la muleta templada, por el izquierdo y por el derecho, para terminar por manoletinas la faena. Un pinchazo hondo nos recordó de golpe que el toro no había abierto el hocico ni un momento y entonces cuando el segundo encuentro con el acero, lo abrió tan solo para mostrar que le habían herido un pulmón.

El quinto saltó a la arena y tuvo que ser devuelto, la plaza estaba completamente indignada, pero no surtió efecto aquella queja. Arturo Saldívar tuvo que soportar el estruendoso dolor del puyazo que la afición de La Nuevo Progreso, al ver en juego a un animal sin trapío, cariavacado, escurrido de carnes, aunque cornalón y con la pericia suficiente para tumbar al picador. Esa lidia sí que fue de aliño y la justificación perfecta para regalar un toro. Talavante también lo habría pensado, en el callejón todo comenzó a moverse. La gente rugió un 'novillero' y seguramente el torero bramó un 'tengo que salir a hombros'. Lo haría.

El sexto de lidia complicada, Diego no tuvo suerte en su lote. No diré más.

Nota sobre el tendido... Los niños hasta el arrastre del sexto toro siguieron sentados al lado de sus padres que ya acusaban cierta borrachera. Y cuando ese último toro cruzó el callejón comenzó la fiesta, esa fiesta que ya se tramaba durante la última lidia en juego...


(Fin de la segunda parte) 


















martes

Del síndrome de la Cenicienta...Ay Guadalajara (Primera Parte)


Y sentiré la fuerza de tu corazón palpitándome la espalda
como un arrullo de cien erales...



Plaza de Toros Nuevo Progreso

Hace tiempo que no escribía, era porque la vida se me arremolinaba entre las manos. Estas manos vencidas por el tedio de un casa que sin salida pareciera el laberinto de mi hijo el minotauro.
Lo lamento señores, pero desde que tengo el programa se me hace un tanto pesado escribir. sin embargo aquí estoy esperando volver a sus pantallas y encontrarme con ustedes para platicarles un poco de mis andanzas en mundo del toreo.
Resulta que estuve todo noviembre en tierra tlaxcalteca, un lugar donde, según cuenta la tradición taurina, saltará un torero de cada piedra. Qué caray señores pues por ahí anduve. Luego regresé a mi tierra que de toros se ha olvidado y que ahora nos procura animales descastados. Ni hablar, nos lo buscamos por cobardes, por dejar la valentía para tierras del norte. Pero tan triste es nuestro panorama torero como el de La México. La México, La México, con sus carteles oscuros, con sus carteles ya hechos, con sus carteles temerosos de romper con la cordura. Esa maldita cordura del medroso. No se puede señores, mi afición requería no los toros de la península, no. No esos no porque son de otra Fiesta, corresponden a otra cosmovisión, a otro pueblo, a otras ideas. Yo quería encontrar al toro mexicano, ese bicho que poderoso se moviera con cadencia y regresara sobre sus pasos porque había dejado a un torero detrás ya listo para otro embroque. Y así viajé. Sí señores hice el primer viaje en solitario a Guadalajara. Tomé, como dice mi maestro, un poco de ropa, mi cámara que es mis ojos y los teléfonos de un par de amigos y sí señores me largué con todo el amor al toro que me ha crecido en las entrañas como el bejuco, y la esperanza de agradarles tal cual soy a los amigos.

Llegué un día antes a Guadalajara. Tenía diez años sin pisar esa tierra, sí, diez y no conocía el olé de su plaza, esa plaza que se dice seria. Las naves de la terminal me parecieron tan extrañas, me sentía muy pequeña, mucho más de lo que soy. Nueve horas de viaje me dejaron hecha sopa. Unas ojeras tremendas y una gripa que se evaporó mientras viajaba. Llegaron por mí dos soles. Y comenzó la aventura. Pasamos a Tlaquepaque y el milagro ocurrió, sólo podía ver por un agujero de la puerta centenaria, otra puerta: la de toriles. Qué detalle del universo. Sólo eso alcancé a ver. Un hermoso milagro. Y caminamos al centro... llegamos al Hospicio Cabañas donde Orozco, el gran Orozco me esperaba... Y simplemente fue maravilloso.  A San Juan, ese mercado tan de allá, con su publicidad a gritos que me hizo reír, fuimos a desayunar. Salimos casi corriendo llegamos pronto a una cabina donde me esperaban los hombres con Verdad. Y pronto nos reconocimos. Somos una cofradía.

Tendríamos que reunirnos y así lo hicimos. Los amigos adquirieron huesos, color y voz. Somos casi veinte. Qué maravillosa tarde entre gente taurina que lucha a diario por la dignificación de la Fiesta. Gente que desde su burladero aporta y además paga por su entrada. Qué feliz me sentí. Poco trago y mucha torería. Aprendí a ejecutar la zapopina. Qué torera me sentí. Y eso que no tuve toro.

Y nos dieron las diez y las once; las doce, la una, las dos y las tres... pero amanecimos vestidos y dispuestos a ir a la plaza que se dice la más seria del país. Entretanto visitamos nuevamente el centro, el sol se sentía como un doloroso aguijón encaprichado con entrar y quedarse en la carne. Vi la ciudad con sus zonas dulces y saladas, una barbie desnuda debajo de un puente nos daba la espalda. Llegamos a la Plaza Nuevo Progreso de Guadalajara.

Cuánta luz... demasiado blanca para mis ojos. El sol de verdad lastimaba al tendido... era para salir borrachos.

(Fin de la Primera Parte)